18 jun. 2008


CEIP Carmen Pérez Montesdeoca. (Arucas: 7.05.2008).

La vida escolar en los centros rurales es otra cosa. Ya lo he dicho con anterioridad. Creo que la naturaleza te impone su marca: ¡Tranquilidad que estamos en el campo...! Algo así. Me encantan esas escuelas donde hay tiempo, donde las horas se pueden estirar sin miedo a que suene el castigo del cambio de tarea, donde el corazón no desespera porque los planes de trabajo hay que cumplirlos en estrictas sesiones de tantos minutos y otros tantos segundos. Me gustó el rato desenfadado que pasé en el CEIP Carmen Pérez Montesdeoca. Escuché canciones y hablamos de lectura en un lugar acogedor y con vistas preciosas. Además, me encontré con viejas amistades que me hicieron pasar un buen rato. Lo agradezco sinceramente, de la misma forma que también doy las gracias por las atenciones y el trabajo realizado preparando la visita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario