11 jul. 2009


Visita al CEIP Barranco de Balos. (06.05.2009).

Todos mis amigos saben del cariño tan especial que profeso a la zona educativa de Santa Lucía de Tirajana, donde pasé tantos años de mi carrera profesional. Volver allí es siempre una alegría inmensa que disfruto sin reparos.

El día que visité el CEIP Barranco de Balos regresé a casa muy satisfecho y orgulloso de haber trabajado en Vecindario, el tiempo que allí estuve. En el coche, de vuelta, recordé tantos momentos de entrega por la causa, en los que todos los profesionales de la educación estuvieron a la altura de las circunstancias. Fueron, sin lugar a dudas, muchos años de lucha en busca de la mejora, jugando un papel determinante desde sus planteamientos progresistas en busca de la escuela canaria que deseaban. Creo que cumplieron los objetivos y yo me sentí alagado de vivir aquellos momentos y que el trato dispensado hacia mi persona fuera excelente y muy cariñoso.

Bueno, hablando de la visita, tengo que decir que el despliegue de actividades fue fantástico. Dieron rienda suelta a la imaginación y aparecieron los títeres, los poemas, la lectura, las preguntas… Yo qué sé, un derroche de entrega total, o sea, tal cual  como ellos me tenían acostumbrado. Por lo visto pasan los años y viendo lo visto allí, y en los centros que este año he visitado de la zona, la llama sigue encendida y las ganas continúan. Buen síntoma, pues ese es el único camino. Enhorabuena y gracias por la generosidad y entrega por la escuela canaria. Un abrazo.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario