6 jul. 2007




Marcos, un joven artista.
Hace años coincidí con Encarna por temas profesionales. Pasados los años hemos vuelto a encontrarnos, por las mismas razones. Ella es una mujer luchadora, progresista y muy madraza. Siempre acabamos hablando de sus hijos. Los lleva en el corazón, además de en sus labios. El correo electrónico funciona bien cuando no tienes posibilidades de encontrarte. Ayer le pregunté por sus hijos y noté que escribió de ellos con alegría. También de su Marcos, un joven artista que, desde mi punto de vista, despreocupa su capacidad. Ayer mismo me envió unos dibujos que ella fue rescatando de la papelera, pues él siempre fue de ilustrar y tirar. Encarna estaba segura de que los dibujos de su hijo, un chinijo de menos de diez añitos, estaban bien hechos; por eso los guardaba para el recuerdo. Tres de ellos me mandó y yo elegí uno al azar. Por mi ocupación de escritor de historias para jóvenes he visto muchas ilustraciones y la elegida, teniendo en cuenta la edad del autor, no desmerece. He visto también un vídeo de Marcos en el que mueve el lápiz con una rapidez extraordinaria, mientras las imágenes iban tomando cuerpo. En fin, que Marcos, si lo desea, puede tener futuro. Tiempo al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario