28 jul. 2007




Manolo Hernández Cabrera se jubila.

El grupo de amigos docentes que formamos la cofradía: “Caldos de Pescado en Playa de Agaete" despedimos del servicio activo a Manolo Hernández, pues nuestro cofrade se acaba de jubilar. Hay que decir que no es el primero que lo hace, pues Chano Monzón, en ese estatus, llevaba la delantera. Pero bueno, siempre es una alegría ir despidiendo a los compañeros que han cumplido con tu tarea con profesionalidad y además han dejado huella en el Magisterio canario. Hace unos días, también en este foro, dediqué un artículo similar para otro compañero y dije que me sentía afortunado cuando escribía, pues ello me permitía rememorar. Este es el mismo caso, pues en su día, a Manolo, también le escribí unas letras que titulé “La escuela jamás podrán cerrarla” (Pizarrín 1.12.1994) en la que alabé el contenido de sus planteamientos, su forma de entender la educación y además su gusto literario. Manolo desempeñó distintos cargos en la Consejería de Educación; recordemos su paso como máximo responsable de la Dirección Territorial de Educación de Las Palmas y también como Director General de Ordenación e Innovación Educativa. En todos esos años demostró conocimiento, disposición en pro de la mejora del sistema educativo canario y un gran talante y cariño hacia todos sus subordinados y usuarios. Ahora nos ha dicho, con esa filosofía tan especial que tiene de ver la vida, que para él no habrá más futuro que vivir el día a día, y este planteamiento lo expresó de una forma muy particular. Dice él que cada amanecer se dirá: Un nuevo día que arranca ¡Felicidades Manolo! Este también lo vas a disfrutar. Pues me parece perfecto, recursos para no aburrirte tienes: Hay familia, hay playa, hay libros y hay también amigos; entre ellos los del Caldo de Pescado de Agaete, que siempre estaremos acompañándote para que vivas el día a día como a ti mejor te venga en ganas. Enhorabuena y un fuerte abrazo.

Nota: para leer artículo mencionado:



23 jul. 2007


Una joven escritora: Rocío Carrión Pérez

Este curso escolar he tenido la suerte de compartir momentos muy agradables con el alumnado de los centros escolares para intercambiar experiencias sobre la lectura. Y en cada colegio que visito hay algún alumno o alumna que me sorprende por su intensa dedicación a los libros. En algunos casos también, como no, por su afición a la escritura. Ahora, de vacaciones y con tiempo, aprovecho para leer con más detenimiento todos esos detalles que me hacen llegar los niños y las niñas cuando los visito. Así que aprovecho para compartir también con ustedes un relato de una alumna de quinto nivel del CEIP Santa Bárbara de nuestra capital. Su nombre es Rocío Carrión Pérez y lo escribió para el Día del Libro (2007). Su título: “Una carta muy especial” y dice así:
“Queridos Reyes Magos: Este año mi carta no es como la de siempre, mis amigos no son los de siempre y mis vecinos tampoco son los de siempre ¡Ah!, y por si fuera poco tampoco soy la de siempre. Tengo diez años pero este último ha sido muy, pero que muy largo. Me llamo Elisa, vivo aquí en España junto a mi mamá que tampoco es la de siempre, ahora trabaja y llora siempre. Mi papá y mis hermanos viven muy lejos, al otro lado de un mar que nos separa como un muro inaccesible. Yo no he sido buena tal vez sea carbón lo que me merezco. Sé, que tú Baltasar leerás dos veces mi carta, puede ser porque tengamos el mismo color en la piel. Hazlo por favor. No quiero regalos, no quiero juguetes, sólo quiero que este nuevo año mi mamá sea la de siempre, que mi familia esté unida como siempre y que aunque nuestra casa no sea la de siempre sea un hogar. Si llegan en Navidad, mis hermanitos y mi papá verán que cara pondrán. Será como tocar el cielo, al ver las luces brillar. Aunque nada comparable con los ojos de mi mamá. Deseo que se cumpla mi deseo para siempre. Elisa.”
Durante seis años dirigí y coordiné el “Cartel escolar” del Diario de Las Palmas donde tantas creaciones de los jóvenes pasaron por mis manos. Hoy, al leer esta carta tan especial, he vuelto a dar un repaso a algunas de aquellas aportaciones. Las hubo muy bellas. Esta también lo es. Rocío con sólo diez años escribe y lo hace con un talento literario no usual para su edad. Sabe llegar muy bien al lector y mueve su sensibilidad. Tendremos escritora. Enhorabuena Rocío, no decaigas con la lectura y con la afición a escribir que te dará muchas satisfacciones…

22 jul. 2007



"X FESTIVAL DE COMETAS CIUDAD DE LAS PALMAS DE GRAN CANARIA "


Anoche se celebró junto al Auditorio Alfredo Kraus el "X Festival de Cometas" que dirigió un año más el polifacético artista canario Paco Arana. En esta ocasión y como acto central se puso en escena, según el presentador por primera vez en el mundo de este arte, lo que denominó como "Teatro de cometas". Para ello utilizaron un relato mío titulado: "La eterna primavera canaria", una adaptación del mito griego de la primavera. Precioso acto que me hizo sentir en las nubes junto a aquellos artefactos voladores con luces de colores que resaltaban en la oscura noche de La Playa de Las Canteras, acompasados en una bella danza y con la voz de fondo de la narradora Virginia Arcas que hizo un excelente trabajo. Hay que decir que Orlando y su equipo de compañeros especialistas manejaron con estilo y oficio las cometas y que al final recibieron el reconocimiento del numeroso público congregado. Vaya mi agradecimiento para el artista Paco Arana y para todo su plantel por hacerme pasar una noche inolvidable.
Nota: Foto tras el acto junto a Virginia Arcas y Paco Arana.

19 jul. 2007



Radio ECCA. Agradecimiento.


Gracias a ECCA por el trato dispensado en cuanto a la presentación de "A vista de Gaviota". Ahora aparece una noticia sobre el acto en su boletín digital que agradezco. Siempre tan atentos. Gracias.

Para leer más: http://online.radioecca.org/prensa/

12 jul. 2007


MI HOMENAJE A PEPE MENESES

Hoy, en el almuerzo de fin de curso de la Inspección, hemos despedido a nuestro compañero y amigo Pepe Meneses. La vida sigue su curso y no da tregua. Ahora bien, los que escribimos tenemos no sólo la suerte de disfrutar el momento de la creación literaria, sino también poseemos la fortuna de rememorar lo que, a pesar del paso de los años, ha quedado impreso. Hoy, en el acto de reconocimiento al amigo que se jubila, he recordado un artículo que sobre él escribí hace mucho tiempo. Según llegué a casa lo busqué entre mis recuerdos para disfrutarlo. De él, entre otras cosas, dije: “Hablar con Pepe Meneses, compañero de tareas, es una delicia. No creo que sea fácil encontrar un compañero tan ameno. Es el signo de la conversación, hace buena escucha, valora tus juicios y te anima a afrontar los malos ratos, aunque mantenga sumergidas sus virtudes que son muchas y apreciables… (“Alonso Quesada y El Pajar”. Pizarrín. Diario de Las Palmas; jueves 8 de septiembre de 1994)”
Hoy me reitero en lo escrito aquel día y además quiero, también como entonces, disfrutar escribiendo lo que me pide el corazón que no es otra cosa que sumarme al reconocimiento mostrándole mi agradecimiento. Tengo variados motivos y casi todos ellos coinciden con el laudatorio realizado de manera magnífica por los ponentes. Pero hay un aspecto muy particular: mi deseo de ser agradecido con Pepe, pues detrás de todos y cada uno de mis libros estuvo siempre su lectura sosegada, su orientación y asesoramiento certeros, sus sabios consejos literarios, y, como de él dije entonces, sus palabras de ánimo para que continúe con mi afición por la literatura.
Gracias amigo, este es mi pequeño reconocimiento. Seguiremos en contacto y te seguiré pidiendo esos sabios consejos tuyos tan necesarios. Gracias por tanto…
Nota: Para ver artículo completo de Pizarrín, picar link:

7 jul. 2007


ALGUNAS OPINIONES SOBRE A VISTA DE GAVIOTA

Como era lógico, tras unos días de retiro por parte de los lectores he comenzado a recibir algunas opiniones, sobre mi libro “A vista de Gaviota”. Chicho el negro me comentó que le encantó y que lo pasó muy bien recordando nuestras aventuras. A Lauro el perdigón también le agradó mucho y me anima a que siga contando historias pues dice que hay muchísimas… Jesús disfrutó lo suyo. Rafa el pella dijo que lo pasó muy bien pero quiere ver en una próxima entrega más relatos dedicados a lectores de más edad –o sea sin censura-. Jero el Momo Quique dice que disfrutó como un enano. Joselín lo leyó de un tirón cuando llegó a su casa en el sur, o sea que terminó a las dos de la mañana y se rió mucho; aunque comenta con pesar que él también ayudó a llenar la lata destinada a el pingüino y no lo nombré. A Pili le encantó y echó de menos un perro que teníamos en casa que se llamaba “Mono”, enamorado de una perrita muy coqueta que ellas tenían. Su hermana Adela estuvo muy simpática cuando me llamó para comentarme que en su casa la revista “Hola” la compraba ella y luego la leían los vecinos, incluida mi madre. A María del Carmen también le agradó. Mi primo José Tomás vino desde Santa Cruz de Tenerife a ver el acto y le gustó mucho (yo le estoy muy agradecido). O sea que la cosa va bien y yo contento. Seguiré informando según aparezcan más comentarios de los cerepes, familia y amigos…

6 jul. 2007




Marcos, un joven artista.
Hace años coincidí con Encarna por temas profesionales. Pasados los años hemos vuelto a encontrarnos, por las mismas razones. Ella es una mujer luchadora, progresista y muy madraza. Siempre acabamos hablando de sus hijos. Los lleva en el corazón, además de en sus labios. El correo electrónico funciona bien cuando no tienes posibilidades de encontrarte. Ayer le pregunté por sus hijos y noté que escribió de ellos con alegría. También de su Marcos, un joven artista que, desde mi punto de vista, despreocupa su capacidad. Ayer mismo me envió unos dibujos que ella fue rescatando de la papelera, pues él siempre fue de ilustrar y tirar. Encarna estaba segura de que los dibujos de su hijo, un chinijo de menos de diez añitos, estaban bien hechos; por eso los guardaba para el recuerdo. Tres de ellos me mandó y yo elegí uno al azar. Por mi ocupación de escritor de historias para jóvenes he visto muchas ilustraciones y la elegida, teniendo en cuenta la edad del autor, no desmerece. He visto también un vídeo de Marcos en el que mueve el lápiz con una rapidez extraordinaria, mientras las imágenes iban tomando cuerpo. En fin, que Marcos, si lo desea, puede tener futuro. Tiempo al tiempo.